Forbes realiza el listados de las mujeres más poderosas en 60 países. El de Colombia lo hace el equipo editorial de publicación con asesoría de expertos en diferentes áreas.

• En la más reciente lista que publicó la revista Forbes con las 100 mujeres más poderosas de Colombia en 2023​ figu​​​ran las graduadas Carolina Huertas, Cristina Arrastía, Judith Buelvas, Luz María Correa, María Adelaida Saldarriaga, Natalia de Greiff, Natalia Gutiérrez y la rectora Claudia Restrepo.​

• La publicación visibiliza en ese listado a las colombianas de la vida pública, social y política que se destacan por su trabajo y liderazgo, y además por ser un ejemplo de inspiración para las futuras generaciones.​

​En el LinkedIn de ocho de las mujeres más poderosas del país está el logo de EAFIT. Ese es el número de las graduadas eafitenses que figuran en la lista de las 100 mujeres más poderosas de Colombia 2023 que publicó la revista Forbes para destacar el ejemplo, el liderazgo y el trabajo de las colombianas en la vida pública, social y política del país.

  • Carolina Huertas Garcés, especialista en Finanzas y magíster en Administración Financiera. CEO de AgroDatai.
  • Claudia Restrepo Montoya, administradora de negocios. Rectora de EAFIT.
  • Cristina Arrastía uribe, administradora de negocios. Vicepresidenta de Negocios de Bancolombia.
  • Judith Buelvas, negociadora internacional. CEO de Veolia Colombia y Panamá.
  • Luz María Correa Vargas, administradora de negocios. Expresidenta y accionista de El Cóndor, e integrante del Consejo Superior de la Universidad.
  • María Adelaida Saldarriaga, ingeniera de sistemas. Gerente general de Avon Colombia.
  • Natalia de Greiff, ingeniera de producción. Vicepresidenta de Ecosistemas de IBM.
  • Natalia Gutiérrez Jaramillo, administradora de negocios. Presidenta de Acolgen.

Que cada vez más graduadas de la U estén en esa lista —en la edición del año anterior también figuraron Claudia Restrepo, Cristina Arrastía y Luz María Correa— y en nuevas áreas del conocimiento es algo que celebra Isabel Cristina Gómez Yepes, directora de Desarrollo Institucional y Vínculos de EAFIT.

“Esto indica que, aunque sabemos que persisten barreras para las mujeres, cada vez vamos superando techos de cristal. Es por eso que ver a estas graduadas de la Universidad en la lista de Forbes y en áreas en las que antes no estábamos nos da mucha satisfacción como institución, además del deseo de seguir trabajando por tener más diversidad, equidad e inclusión”, complementa la eafitense.

Cristina Arrastía coincide con Isabel en que visibilizar casos de mujeres exitosas se convierte en un referente para que la sociedad reconozca que con esfuerzo, dedicación y disciplina se pueden alcanzar los propósitos y que las mujeres pueden ser exitosas en diferentes facetas.

“Desde nuestro rol como líderes debemos apalancar a otras mujeres, promoviendo equipos talentosos donde todos brillan por sus méritos y no por su género, acompañando desde los resultados a unas organizaciones que están en evolución, abriendo camino a las futuras generaciones, haciéndonos respetar, y generando conversaciones y reflexiones en torno a la igualdad de oportunidades”, complementa la Vicepresidenta de Negocios de Bancolombia.

Al modo de ver de Natalia Gutiérrez Jaramillo esta visibilidad aporta a que tanto hombres como mujeres se inspiren a crear un escenario más equitativo, incluyente y respetuoso de las diferencias. Crear entornos así, dice, es necesario para cerrar las brechas de género que persisten y propiciar “un mundo en el que hombres y mujeres nos complementamos y en el que cualquiera tenga la oportunidad de crecer sin ningún sesgo de género.  Empresarialmente se están haciendo grandes esfuerzos, sobre todo en el sector que yo represento”.

Otra de las eafitenses que reconoce la importancia de destacar el aporte de las mujeres a la sociedad es María Adelaida Saldarriaga. La Gerente General de Avon distingue una labor determinante en los medios de comunicación en aportar a la concientización sobre los avances conseguidos. “Cuando los medios trabajan en estas iniciativas están también aportando a que las mujeres sigamos trabajando, creciendo y creyendo en nosotras, en que sí es posible una sociedad equitativa, diversa, justa, que apoya a la mujer y no que la desvaloriza, más bien que la empodera. Esto a su vez puede servir como una fuente de inspiración para otras mujeres que deseen seguir sus pasos y también ayuda a crear modelos a seguir para las generaciones futuras”, dice.

Desde el punto de vista de María Adelaida, aunque cada vez las mujeres se abren paso en el liderazgo empresarial, persisten los sesgos e impedimentos “que llevan a que algunas tengan que elegir entre ser madres o ser empresarias, que tengan que escoger entre su orientación sexual y ser empresarias, que tengan que esconder parte de su identidad para poder acceder a ciertos lugares es todavía una realidad”.

Para cambiar ese contexto, opina Cristina Arrastía, es fundamental el rol de las organizaciones, los compañeros y los líderes. En cuanto a las organizaciones, por ejemplo, considera que no se trata solo de emitir un mensaje y esperar a que emerja de la cultura, sino trascender, por ejemplo, a cambiar procesos de convocatoria y selección, cuidar que los equipos tengan equilibrio de géneros y visibilizar a las actuales mujeres exitosas.

Esas acciones coinciden, en parte, con las que menciona María Adelaida Saldarriaga al decir que las organizaciones deben establecer políticas y prácticas que fomenten la igualdad de género con programas de mentoría, planes de igualdad salarial, horarios flexibles y permisos de maternidad y paternidad iguales.

“Sin embargo el esfuerzo de las empresas solo no es suficiente y hay que complementarlo con empeños de la sociedad en general con campañas de concienciación para combatir la discriminación de género y fomentar la igualdad de oportunidades para todos, pero también con educación y capacitación en los colegios, las universidades y en las familias.   Adicionalmente hay que buscar alentar cada vez más a las mujeres a participar activamente en la política y en los procesos de toma de decisiones en el ámbito local, regional y nacional, y que se promueva su liderazgo y participación en la vida pública”, concluye la Gerente General de Avon Colombia.

¿Cuál crees que es el sello que te identifica como eafitense?

Natalia Gutiérrez, administradora de negocios. Presidenta de Acolgen.

“EAFIT es una universidad donde nos enseñan a ser librepensadores, emprendedores y resilientes,  herramientas fundamentales para navegar el mundo profesional. Una de las cosas que más me marcó de EAFIT es que me enseñaron que podemos ser lo que soñemos siendo, sobre todo, buenos integrantes de una sociedad y construyendo tejido social”.

Cristina Arrastía Uribe, administradora de negocios. Vicepresidenta de Negocios de Bancolombia.

“El sello que me identifica como eafitense es la formación en sus valores y principios como ser humano y profesional; desde la integridad, el respeto, el ejemplo y el conocimiento experto para inspirar cada día a más personas que con igualdad, bienestar y participación reconocen en diferentes ámbitos sus historias, capacidades y visiones propias. Cuando pienso en la Universidad recuerdo una de las mejores etapas de mi vida. Mis compañeros, la calidez de las personas, la experticia de los profesores y las oportunidades para todos en pro de trascender de forma positiva no solo en lo personal sino también en el ámbito profesional. EAFIT siempre te guía el camino para hacer de nuestra formación única y diferencial en el mercado global, aportando valor en el presente y el futuro, pero especialmente abriendo camino de inspiración en las vidas de los demás graduados”.

María Adelaida Saldarriaga, ingeniera de sistemas. Gerente general de Avon Colombia.

“Le debo muchas cosas a mi adorada Alma Mater, pero destacaría la determinación, la disciplina, trabajar duro por lo que uno quiere y el deseo permanente por aprender”.​